Los Estados Unidos de América fueron considerados, durante mucho tiempo, un lugar en donde cualquiera podría realizar todos sus sueños; el American pie que todos querían degustar; la meta y la Meca de los ciudadanos pobres de todos los países y el supermercado de los ricos.

Pero ahora, a partir de las películas trágicamente humorísticas de Michael Moore; de las críticas filosófico-lingüísticas de Noam Chomsky; las interpretaciones de largo aliento de Immanuel Wallerstein, las documentadas reflexiones históricas de Howard Zinn o las reflexiones de la red de la Radical Philosophy Association, entre otros, nos damos cuenta de que el “American Dream” está desvaneciéndose en el aire, como decía Marshall Berman.

Todo esto viene a cuento porque acabo de recibir un artículo, difundido precisamente por la RPA, en el que Bernie Sanders, Senador independiente del Estado de Vermont, hace una comparación entre los EUA y Finlandia. De esta comparación sale muy mal librado su propio país ya que mientras en el último, la educación es gratuita y de alta calidad; la salud está asegurada y los trabajadores reciben una serie de generosas prestaciones, en los Estados Unidos, 47 millones de habitantes no tienen seguro médico; la niñez sufre una lacerante pobreza; la distancia entre los ricos y pobres ha crecido y los trabajadores están sobre-explotados.

Su conclusión es que en Finlandia existe el valor de la equidad. ¿Por qué ocurrió todo esto? El Senador no lo dice pero está implícito. Les recomiendo la lectura del artículo, cuya versión en español agradezco a un activo colaborador de este blog.

Anuncios